miércoles, 7 de agosto de 2013

El comportamiento de la trucha

Ha notado que hay pescadores que a cualquier ambiente que van le sacan pescados?, y no importa si es la primera vez que lo pescan, igual logran una captura tras otra, como si lo conocieran desde hace tiempo, da la impresión que “hacen magia”, pues a los pocos lances “le sacan la ficha” y comienzan a tener resultados como “los de ahí”…cómo lo hacen?

Y en el otro extremo tenemos eximios pescadores que nos dicen:
  • “…cada ambiente es distinto, cada sector de un mismo río es distinto, hasta un mismo pool nos obliga a cambiar la forma de pescarlo de un día para el otro…”
Irrefutable verdad…hasta usted mismo ha comprobado que en ese río/lago que tiene a metros de su casa, que visita y pesca a diario, día a día, semana a semana o mes a mes tiene que ir adaptando sus técnicas-moscas-equipos para poder engañar esa sabandija, que ayer le entraba sin asco a la “guli” negra…y a la semana ni pelota.
Entonces?, algo debe haber para que “el culón ese” pesque en cualquier charco como si las tuviera contratadas a las truchas.
Sí, es innegable que esto de la PCM está imbuido tremendamente por el factor suerte…pero no es menos cierto que el “culón” algo juna, no puede ser sólo tuje!!, y hay algo que él hace…mucho antes de comenzar a revolear la línea, y es justo lo que a usted se le pasó por alto mi amigo…


El tipo PRIMERO observa!!

  • “Claro vasco pero, yo también miro…y salvo algunos bichos, lo único que veo es agua que pasa noma’!!”
Y sí…es mas o menos como llegar al kiosco, comprar un chocolatín, y mirar el envoltorio noma’…así nunca va a saber si es chocolate blanco o negro, si tiene maníes o almendras, si es aireado o compacto. Hay que escudriñar más che.

Bien, comencemos a escarbar…
Y arranquemos no por “ella”, esa atorranta que a veces hasta nos quita el sueño, no, comencemos por lo que más condiciona su comportamiento: su alimento.
Ya le he hablado de la cadena trófica, lo vio en Lo que come la trucha Patagónica, sí, falta un manojo de bichos (gusanito del sauce, madrecitas de agua, lauchas y algún otro bocado), pero ahora no vamos a hablar del “qué”, sino del “cómo”.

Einstein dijo:
  • “si usted hace siempre lo mismo…no espere resultados distintos”
Traducido al reino animal (e interpretando a contrario sensu), sabemos que una Mayfly (por nombrar uno de sus alimentos) hace siempre lo mismo, pone los huevitos, al toque se muere, eclosionan los huevitos, se convierten en ninfas, a medida que van creciendo producen los “drift”, que no son otra cosa que los desplazamientos en masa río abajo (sabia la Naturaleza, así mantiene la población de bichitos en el río…por eso es que los adultos vuelan río arriba para depositar sus ovas), al cabo de un año emergen hacia el menisco, se raja la exuvia y otra vez tenemos el adulto (sí, primero el subimago [adulto opaco], después el imago [adulto brillante]…el que copula). Y la trucha, como ve miles y miles en su vida, todo esto lo sabe, y SIEMPRE se los morfa de la misma manera y en las mismas circunstancias, les da duro en los “drift”, en la emergencia, en la eclosión, en la oviposición, y cuando van muertas (se les llama spinners) flotando río abajo.
Y esto, no importa el río que sea, las mayflies son mayflies, harán siempre lo mismo…y los resultados serán también idénticos, la trucha las comerá siempre de la misma forma.

Y esto es válido para cualquier ser vivo, a un gato le tirás un ratón y lo va a sacar a las cachetadas, a un toro (de España, Argentina o Senegal) le flameás un trapo rojo y patitas pa’qué te quiero!! Hasta para nosotros que, si bien no somos todos iguales (ante una cachetada, Gandhi ofrecía la otra mejilla…Tyson te arrancaba la cabeza de un solo trompadón), hay ciertos estímulos ante los que reaccionamos de igual forma…nos tomamos siempre igual un plato de sopa,  nos comemos siempre igual un churrasco.
Un caddis hará siempre lo mismo a lo largo de su corta vida (un año), un plecóptero también, lo mismo una anisóptera, o un cangrejo, o un puyén, o un bagrecito, o un cardumen de “pejerreysitos”, de marroncitas o arcoiritas.

Y las truchas que se manducan todos estos organismos de su medio (porque pueden no serlo…también se lastran algunos bichos terrestres, ya volveré sobre éstos) lo saben, inclusive antes de verlos, pues cuando los hay en cantidad (drift, hasta los pejerreyes hacen desplazamientos río abajo) ellas ya los olfatean antes de tenerlos a tiro. Igual que usted…entra al living y “por el olor” ya sabe que la patrona hizo empanadas.

Claro, no podemos imitar el olor (cómo cornos huele un mosquito!), pero SÍ su comportamiento, si lo que abunda en ese momento y lugar lo imitamos tal cual (en tanto ahí haya truchas, obvio), el resultado es aplastante…A PALENQUEAR PESCAU’!!!
  • “ta’ todo muy lindo vasco pero…yo no veo una puta trucha!!”
Ojo, que no la vea no quiere decir que no esté ahí la muy perra, tal vez no observó bien…un esquivo destello plateado…una sombra negra que se desplaza como un rayo…un diminuto remolino en agua totalmente plana; no espere verla tal cual en la foto del pescador con su captura…
Y si no la ve, adivínela, descubra su apostadero…Qué es la lectura de aguas? (después lo lee, no se me vaya).
  • “O sea que todo se reduce a saber dónde está el pescau’ y que está comiendo??...’cha que había sido fácil el yeite!!”
Emmm…no, la trucha muerde por hambre, curiosidad (no es como nosotros, no tiene manos la pobre), o por irritación/territorialidad pero, sea por la razón que sea, SIEMPRE va a morder algo que conoce o se comporte como algo que ella alguna vez come o comió…puede ser un descomunal varraco en celo cuidando su territorio (no se alimenta, no le cabe ni un midge en la panza), pero si le revoleamos un sobrecito de jugo Tang no lo va a encarar, sí va a morder con furia algo que nade y/o parezca un pescadito…capiche??


Bichos de tierra

Por mas que las langostas sean millones en verano, o que las lauchas exploten cada 25 años con la floración de la caña colihue, las truchas no saben que es verano (si bien aumenta un poco la temperatura del agua, o aparece una mayor población de vegetación subacuática, o aumentan las eclosiones de caddies, mayflies, stones, damcels, libélulas o midges), ellas no viven en tierra, desconocen lo ajeno a su ambiente; ni hablar de las lauchas!, si tenemos en cuenta que una trucha vive como máximo 16 o 18 años (marrones), de pedo si emboca una explosión demográfica de estos roedores.

Pero con las pocas langostas o lauchas que ha visto caer al agua, ella sabe muy bien cómo se mueven en su medio, no se le escapa el conocidísimo pataleo de la langosta o la nerviosa natación de la lauchita, no sabe en qué momento va a caer…pero si la ve a tiro se le va a ir como zorrino al tren!!
Ejemplo:
“La Gorda Alberta” (Fat Albert…odiaba usar estas porquerías con patas de goma o FOAM, para mí no son moscas), que bien podríamos situarla como una imitación de langosta; comencé a pescar con este engendro en Marzo de este año con resultados apabullantes, estamos en Agosto…me sigue dando truchas en el embalse PPL (habilitado todo el año), y no encontrás una langosta ni aunque la busqués con lupa!!
Por eso, si no ve ni caddies, ni mayflies, ni pejes o ningún otro bicho acuático…o aunque los vea, pruebe con imitaciones de organismos terrestres…la sorpresa puede ser grande.


Atenti!!, por favor no tome esto como “el artículo infalible de cómo pescar en cualquier charco con resultados de puta madre”, pues no en todos los ambientes hay la misma proporción demográfica de los organismos mencionados, no todos los “bichos de agua” están disponibles en la misma época del año, no en todos los ríos, por parecidísimos que sean, las truchas se van a apostar en los mismos sectores; pero sí tómelo como “la punta del ovillo”, empiece a desenrollar usted cada madeja que se tope al visitar un nuevo río/lago, y quédese con lo fundamental…OBSERVAR ANTES DE REVOLEAR.

Para terminar, soy conciente de que tal vez usted viene al Sur una o dos veces en la temporada, quizás el tiempo no le alcance para tomarse todo el santo laburo de observar pacientemente antes de tentarse a revolear la “guli” negra hasta la otra orilla y "Que se raje Jalisco".
Por ahí tal vez prefiera contratarnos a nosotros, los guías del lugar…hace rato ya que le conocemo’ el yeite a cada corredera y truchas de nuestro charco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario