lunes, 18 de julio de 2016

MALDITO / BENDITO CALIENTAMIENTO GLOBAL, el Niño, la Niña...y toda la parentela.

Ya llevamos tres meses de la temporada lluviosa SIN LLUVIA NI NIEVE en estas latitudes, los ríos de la cuenca del Limay son una lágrima. Sí, desde hace unos días hay precipitaciones, pero si esto no se mantiene en el tiempo la situación no va a cambiar, los ríos no van a aumentar su caudal a niveles normales para la época en que estamos.

LO MALO

Si los ríos naturales de esta cuenca (Limay superior, Collón Cura, Traful, Aluminé, Chimehuín y otros) no reciben agua de deshielo/lluvia/nieve no tendrán el caudal necesario acostumbrado en apertura, estarán bajos...y en el transcurso de la temporada ni les cuento.
Simple: sin agua no hay pesca.

En cuanto al Limay, la cosa está así:
- El Nahuel Huapi en un mínimo histórico.
- Alicura sin largar agua (me informaron) desde haces semanas, CERO erogaciones.
- Embalse Piedra del Águila 15 mts por debajo de su nivel habitual, la represa apenas si abre una turbina por día, y por muy pocas horas...y hay días que ni eroga.

LO BUENO (?)

Represa Pichi Picún Leufú:
El río está desde que terminó la temporada en el mínimo ecológico (190 m/s), o sea estable, su altura oscila -como mucho- en 10 cm (léase: DIEZ CENTÍMETROS); cosa que no ocurre cuando la represa eroga, pues el caudal varía -como mínimo- medio metro (cuando no más, a veces hasta dos metros) y esas fluctuaciones malogran el desove natural, o quedan las camas fuera del agua cuando baja, o son barridas cuando aumenta.

Pero con la situación actual (y si se mantiene hasta fin de año), es decir, con el nivel ecológico y tan poca variación de caudal, el desove de marrones/arcoiris/percas/pejerreyes (furtivos mediante) será lo más cercano a lo natural y normal de un río.
Pero no sólo peces, también crustáceos, insectos y toda la cadena trófica acuática se verá beneficiada por esta inusual circunstancia, los organismos procrearán, desovarán y nacerán como lo hacían antes de que hubiera represas en este majestuoso río...cosa que no pasa desde hace muchos, muchos años.

CONCLUSIONES
 
El Limay medio tendrá una explosión de vida, como no se ve hace años, las truchas tendrán mucha comida.
Apertura de temporada nos encontrará con cuantiosas eclosiones, truchas alimentándose de ninfas, emergentes y adultos de insectos, cangrejos y alevines en buena cantidad.
Este río en 190 m/s es (comparándolo con sus afluentes) un SEÑOR río, los peces se mueven libremente, tienen agua suficiente para desarrollar su vida cómodamente.
Si estas condiciones se mantienen, tendremos buena pesca de arcoiris, y no sólo en apertura...durante toda la temporada.

Marrones de fin de temporada:
Esto es otra historia, da para un artículo aparte, pero ya algo he dicho...con tanta presión de pesca año a año se reduce, en cantidad y calidad.

Claro, si a partir de ahora comienza a nevar fuerte y constante en cordillera/cuenca del Limay, todo este análisis va a parar a la basura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario